SOMOS EXPERTOS EN CHAMPIÑONES
DONDE NACEN LOS CHAMPIÑONES

Descarga la receta aquí

Porciones: 6-8

Tiempo: 2 h

Ingredientes

  • 1 ¾ tazas de agua tibia
  • 10 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de hojas de tomillo
  • 400 g de Champiñones Blanco Monteblanco rebanados
  • 400 g de Portabellas Monteblanco rebanados
  • 2 cucharadas de estragón picado
  • 4 cucharadas de perejil picado
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 chalote pequeño picado
  • ½ taza de harina de trigo
  • 2 tazas de leche
  • 1 ½ tazas de queso ricotta
  • 1 huevo grande
  • 140 g de queso feta desmoronado
  • 170 g de queso gruyère rallado
  • 450 g de láminas de pasta para lasaña, secas
  • 140 g de queso fontina o mozzarella, rallado
  • ½ taza de queso parmesano rallado
  • 35 g de porcinis deshidratados (opcional)


Procedimiento

Enciende el horno a 180 °C. .
Coloca sobre el fuego un sartén de doble fondo con 5 cucharadas de mantequilla. Cuando se derrita y forme espuma, añade las hojas de tomillo, los champiñones y los portabellas. Cocínalos, moviéndolos ocasionalmente, hasta que se suavicen y hayan soltado un poco de sus jugos, durante 4 minutos aproximadamente. Retira los hongos del fuego e incorpórales el estragón, el perejil y sal y pimienta al gusto. Transfiérelos a un tazón y resérvalos.
Realiza una salsa bechamel como sigue: calienta sobre fuego medio, en el mismo sartén donde cocinaste los hongos, el chalote y las 5 cucharadas de mantequilla restantes durante 1 minuto. Añade la harina y cocínala, sin dejarla de mover, durante 2 minutos, hasta que la preparación se torne una pasta sin mucho color. Incorpora gradualmente, mezclando con un batidor globo, la leche. Agrega ½ cucharadita de sal y cocina la salsa bechamel hasta que hierva. Reduce el fuego al mínimo y continúa cocinándola hasta que adquiera una consistencia ligeramente espesa, durante 10 minutos aproximadamente. Retírala del fuego y resérvala.
Mezcla en un tazón el queso ricotta con el huevo, el queso feta y 3 cucharadas de la salsa bechamel; reserva. Incorpora el queso gruyére a la salsa bechamel y reserva.
Extiende en una charola algunas láminas de pasta para lasaña, sin amontonarlas, y viérteles agua hirviendo. Deja que se hidraten durante 2 minutos, retíralas de agua y sécalas con un paño. Resérvalas sin juntarlas para evitar que se peguen. Repite este paso con las láminas restantes.
Arma la lasaña en un refractario de 25 X 35 centímetros distribuyendo en el fondo una quinta parte de la salsa bechamel y cubriéndola con algunas láminas de pasta para lasaña. Distribuye encima una cuarta parte de los siguientes elementos: mezcla de queso ricotta, hongos, y queso fontina o mozzarella. Arma 3 capas más con todos los ingredientes, iniciando con salsa bechamel y terminando con queso fontina o mozzarella. Termina la lasaña con láminas de pasta cubiertas con salsa bechamel.
Espolvorea la lasaña con el queso parmesano y cubre el refractario con papel aluminio, cerciorándote de que no toque la lasaña. Hornéala durante 40 minutos o hasta que la salsa burbujee en los laterales. Retira el papel aluminio y hornea durante 10 minutos más o hasta que la superficie se dore. Saca la lasaña del horno y deja que repose durante 10 minutos antes de servirla.

Ir a recetas
Publicación Anterior Siguiente Publicación

0 commentarios

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen

Suscríbete a nuestro Newsletter
Y recibe recetas , beneficios y novedades acerca de nuestros productos
En otro momento